Archivo de la categoría: Sociedad

Homenaje a las víctimas del Acebo

VERDAD

Todo empezó en el 2000. El cambio de siglo se manifestó en Priaranza, y con él la Historia puso a andar a la Humanidad. El objetivo era transformar su relato en realidad, sus imágenes en tacto. ¿Por qué? Porque la Historia estaba fosilizada desde que en el siglo anterior los hombres dejaron de ser hombres y se asesinaron sin hablar.

En aquella época de cambalache la tierra se quebró y comenzó a acumular huesos y objetos intactos. Pero con el nuevo siglo los más humanos, heridos por la ignorancia del porqué, se acercaron a observar las excavaciones y rescatar a sus prisioneros del olvido. Durante esta construcción de la verdad, los humanos comenzaron a reclamar justicia, e incluso reparación por la matanza cruel de sus antepasados. Pero el destino solo podía concederles la verdad, la única que nadie les podría robar y, por tanto, la más importante de las tres. La justicia era inaccesible, pues dependía de un hombre maniatado, como muchas de las víctimas. La reparación, sencillamente inalcanzable dada la magnitud de la tragedia.

Tras doce años de excavaciones y análisis de los testimonios de la tierra, los humanos alcanzaron las trescientas fosas abiertas. Esa cifra de verdades se restauró gracias al esfuerzo de quienes sabían que la salud de su futuro dependía de la limpieza de su memoria. Y todavía quedaban más del doble por descubrir, unas 100.000 verdades a las que se sumaban otras que nunca llegaron a perderse, amparadas por ciertos humanos que discriminaron la verdad.

La ceguera de quienes no quieren ver es tal que, aun con las pruebas al alcance de la mano, desprecian la verdad. Por eso hubo algunos humanos desearon una prolongada estancia en el olvido a los restos encontrados en el Acebo (Fonsagrada). Algunos de ellos pertenecieron a Moreno, un valiente que, como sus doce compañeros, fue cruelmente asesinado el siglo anterior. Por fortuna el descubrimiento de los restos de todos ellos hizo triunfar a la verdad, gracias en gran medida a la honradez de algunos vecinos. Su denuncia pública del crimen dio a todos los humanos una lección magistral de cómo las grandes verdades no se pueden enterrar bajo tierra.

Para Carmen García-Rodeja, por enseñarme a mirar atrás

José Ramón Álvarez homenajea a los milicianos del Batallón Galicia. 27-10-12

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Sociedad

El desorden de los sentidos

Una historia de superación en el Camino de Santiago

 

Dos chicos minusválidos llegaron ayer a Santiago quince días después de su salida desde Roncesvalles. La aventura de Antonio y Gerardo, que recorrieron el Camino en bicicletas adaptadas, se plasmará en el documental ‘El desorden de los sentidos’. 

Con sólo trece años, Antonio no puede hablar ni andar, pero su parálisis cerebral no detiene sus ansias de superación. Además, no estuvo solo ante el desafío de superar los casi ochocientos kilómetros que separan Roncesvalles de Santiago. Le empujó su padre, sentado en el sillín trasero de un tándem de tres ruedas.

Junto a ellos pedaleaba Gerardo, un vigués de treinta y cuatro años que complementa las carencias de su amigo: no ve ni oye, pero puede comunicarse con los sentidos. 

El origen de este desafío se remonta a 2004, cuando el cordobés Javier Luque consultó en Internet si era posible realizar el Camino Portugués empujando la silla de su hijo. La respuesta se la dio Javier Pitillas, entrenador personal de Gerardo.

Pocos años después, en 2009, Gerardo comenzó a perder el equilibrio y Pitillas le recomendó sustituir el atletismo por la bicicleta. Se trajo de Holanda un tándem de tres ruedas (dos delanteras y una trasera) y ambos completaron el Camino desde Roncesvalles. Esta hazaña se vio reflejada en el documental ‘El camino de los sentidos’. 

Desde entonces Gerardo ha completado la ruta en cuatro ocasiones, ya que su objetivo es emular a Pitillas, que acumula veinte peregrinaciones. Y para ello se rodea de otras personas con discapacidad. “Hace dos años el elegido fue Juancho, un chico colombiano que le acompañó desde Madrid a través de la Vía de la Plata”, comenta su madre Ángeles.

La iniciativa de este año se presentó en Fitur, donde los chicos se conocieron, y comenzó el veinticuatro de junio con la presencia de Gerardo y Pitillas en un tándem, acompañados de Javier y Antonio y varias cámaras sujetas a las bicicletas. 

El trayecto fue duro “debido al clima y la orografía”, señala Luque. A ello se añade la dificultad de que las personas con discapacidad no pueden ir por el camino, sino que tiene que circular por carretera.

A pesar de la dureza de la aventura, el grupo aprovechó los altos en el camino para dar conferencias sobre la discapacidad. En una de ellas Gerardo resumió con contundencia su situación: “No estoy enfermo, pero tengo problemas”.

El proyecto, bautizado como Discamino, no tardó en suscitar el interés de la productora La Maleta, dedicada a proyectos culturales. ‘El desorden de los sentidos’ busca poner orden a los sentidos de los dos muchachos.

“El enfoque no es un seguimiento de ellos por el Camino, sino de las historias que les surgen. Nos centramos en cómo afrontan la aventura y en el análisis de su situación cotidiana”, apunta el director del filme, Alejandro G. Salgado.

‘Discamino’ se ha financiado con escaso presupuesto a través de ‘crwodfunding’, es decir, aportaciones a través de Internet, ya que, según Salgado, “todo el mundo lo ha rechazado”. El director espera terminarlo en octubre “para llevarlo a festivales como el Europeo de Cine de Sevilla”, donde pretenden estrenarlo.

Mientras les fotografían frente a la Catedral, Gerardo y Antonio se abrazan sonrientes, sin intención de separarse ni rendirse.

De izquierda a derecha: Gerardo, Antonio, Gerardo (hijo), Alejandro y Javier.

Enlaces relacionados:

-Abc Galicia: http://www.abc.es/20120709/comunidad-galicia/abcp-peregrinos-historico-20120709.html

-Blog de ‘El desorden de los sentidos’: eldesordendelossentidos.wordpress.com

1 comentario

julio 9, 2012 · 10:47 am

La teoría del espiralismo

La 6ª Semana Solidaria en la Universidad Carlos III ha constituido una ocasión excelente para pararnos a reflexionar sobre el sistema de valores de la sociedad actual. ¿Por qué valoramos más el dinero que la humanidad? ¿Respetamos a los diferentes? ¿Es posible un mundo mejor? ¿Cómo podemos construirlo? Estas y otras preguntas son para mí un poco menos retóricas tras asistir a estas jornadas solidarias.

El documental ‘La teoría del espiralismo’, dirigido por la actriz Mabel Lozano, nos sumerge en el día a día de cinco campeonas paralímpicas para demostrar que las únicas barreras al éxito están en la mente. El filme hace hincapié en que la barrera social que separa a las personas con discapacidad del resto de las capacitadas es aún más alta para las mujeres.

También rompe estereotipos tan negativos como que una chica con parálisis cerebral tenga asociada una deficiencia intelectual. El documental nos introduce en los hogares de estas triunfadoras para demostrar que llevan una vida completamente normal (cocinan, se bañan, etc. Sin apenas ayuda).

La pantalla nos presenta a una baloncestista experta en relaciones internacionales, una atleta ciega que compite con videntes y una ciclista a la que le falta una pierna. Pero quizás la figura más emblemática de ‘La teoría del espiralismo’ es la mujer que le puso el título: Teresa Perales. Esta zaragozana no sólo ha conquistado cinco oros paralímpicos, sino que ha aprovechado su notoriedad para “mejorar la vida de la gente” a través de la política. Su teoría del espiralismo se basa en pensar en las cosas que nos hacen felices para poder seguir adelante.

Campeona paralímpica de natación

2 comentarios

Archivado bajo Sociedad